Noticias

31 de Mayo de 2012

ACAM entregó honores en una noche para recordar

La ceremonia del martes mostró un formato más serio y ágil, comparada con la edición 2011, donde se aprovechó para recordar al fallecido Fidel Gamboa, gran ausente de esta fiesta musical

La noche del martes fue de esas que valen la pena recordar en la historia de los premios de la Asociación de Compositores y Autores Musicales (ACAM). Los organizadores dejaron de lado la payasada que generó críticas negativas en el 2011, y ofrecieron una ceremonia donde reinó el orden, la seriedad necesaria para rendir honor a los compositores y, al final, todos –al menos eso pareció– salieron contentos.

Todos los integrantes de República Fortuna subieron al escenario del Auditorio Nacional, para recoger el reconocimiento, que acreditó a Andrés Wiessel Gamboa ganador al premio ACAM de mejor canción, por el sencillo La Cimarrona, que incluyeron en el EP Destino Fortuna.

Además, tuvo momentos emotivos, como el homenaje al fallecido Fidel Gamboa, en voz de Patiño Quintana, y el tributo que Éditus realizó con obras del compositor Víctor Hugo Berrocal , ganador del Premio Reca Mora 2012.

Este año no aparecieron animadores vestidos como payasos o hablando como infantes. Para borrar esa imagen del año anterior, le encargaron la responsabilidad al actor Daniel Ross Mix , quien encontró la fórmula ideal para guiar la fiesta: ser concreto en el uso de la palabra, aderezarlo con una pizca de humor, pero, sin llegar a ser inoportuno.

La propuesta escénica fue simple, no así sencilla. Un escenario con varias pantallas LED al fondo. El presentador anunciando desde uno de los costados a cada ganador y piezas o cortos audiovisuales con gran sentido del humor, las que introducían a los nominados en cada categoría.

Tan puntual fue el presentador Ross Mix en cada una de sus intervenciones, como moderados los ganadores cuando les llegó el turno de hacer uso de la palabra.

Dios estuvo presente en las palabras de gratitud de varios de los ganadores. A Él agradecieron artistas como Yaco, Shell, Irving Funes y Alberto Chaves cuando subieron por sus premios.

“Es un aliciente al músico (el premio), uno necesita esa palmadita de apoyo”, comentó Chaves, al final de la ceremonia.

Pero siempre hay algunos pequeños detalles que ponen a sudar a los productores del evento a último momento. Tal fue el caso de los momentos previos a que las bandas nominadas a mejor canción cantaran en vivo.

En el caso de República Fortuna, quien resultó ganador de la categoría, las luces del Auditorio Nacional estaban apagadas y se extendieron más de la cuenta. El retraso se debió a problemas técnicos. Pero todo se perdonaba, al final de cuenta, el esfuerzo por hacer bien las cosas era notorio.

De 6 p. m. a 6:50 p. m. se realizó la primera parte, luego llegó una pausa de poco más de una hora, para retomar la ceremonia a las 8 p. m. y de ahí hasta las 10 p. m.

En la segunda parte, la presentación de los artistas nominados se alternó entre Ross Mix y artistas como Luis Carlos Vásquez, Carlos Tapado Vargas, Javier Arce y Roberto Pana, entre otros.

Uno de los momentos cómicos de la noche ocurrió justamente cuando Pana presentó la categoría rock metal. El responsable fue Ross Mix quien apareció vestido como su personaje César el metalero, de la película El regreso, lo que muchos aplaudieron.

Agradecidos. Si una palabra identifica a los ganadores con los que Viva conversó al final de la entrega, esa es agradecidos.

Un ejemplo fue el cantautor Haury, quien aseguró que su premio en música pop es relevante, porque apenas está comenzando a dar a conocer su trabajo como compositor.

Por eso, no dudó en agradecer a dos personas claves: su esposa y su hija, quien falleció 10 meses atrás. “Se lo dedico a mi hija, porque desde el cielo nos manda bendiciones y luz”, dijo.

Carlos Guzmán es todo un veterano, pero no por eso fue menos entusiasta con los dos premios que recibió. Comentó que ACAM le ha dado cuatro premios, dos en la década de 1990 y los dos del martes.

“Los siento como si fuera la primera vez, no me los esperaba porque los otros nominados son de mucho respeto (entre ellos Fidel Gamboa)”, añadió Guzmán.

Recibir el premio es gratificante, la emoción es mucha, incluso hay quienes prefieren ni pensar en la nominación para no llevarse luego una decepción. Ese es el caso de Luis Arenas, mejor conocido como Lucho Calavera.

Él confesó que crear música es un proceso solitario y muchas veces ingrato. De ahí que compara el premio música fusión alternativa como un instante de aliento para continuar.

Los reconocimientos que otorgó ACAM no solo son una palmadita en la espalda; para Julio Nájera de Akasha, ser nombrados como el grupo de mayor proyección internacional es un compromiso para seguir representando a Costa Rica de la mejor manera mediante la música.

Con ese mismo compromiso por hacer las cosas bien, solo se puede obtener resultados favorables. Eso es lo que cree Danny Williams, de Kawe Calypso , quienes ganaron en música típica y hoy irá a compartir con el maestro del calipso Wálter Ferguson , quien también resultó ganador por sus canciones.